Olvidados decenas de cadáveres

Instituto de Ciencias Forenses

Por Jessica Ríos Viner

Todos los años, el Instituto de Ciencias Forenses (ICF) les tiene que buscar un espacio a más de 100 cadáveres cuyos cuerpos nunca fueron reclamados por sus familiares. La mayoría de estos cadáveres son enterrados en el Cementerio de la Capital, mientras que otros son donados a las escuelas de medicina.

“Se entierran (por lo menos) cinco cadáveres semanales, los viernes. Si tenemos una cantidad mayor (en las neveras), entonces se hacen dos entierros por semana”, reveló el director de operaciones del ICF, Danny Luis López. Esto presenta un problema ya que no solo minimiza el espacio disponible en las neveras, sino que el ICF invierte $200 por cada cadáver que entierra. Al momento de esta entrevista, había 30 cadáveres sin reclamar en el Instituto.

Así se entierran los no reclamados

La mayoría de los cuerpos sin reclamar pertenecen a ancianos y deambulantes. “Personas que viven en un asilo y no tienen más familiares. No tuvieron hijos y quizás no tienen hermanos, y los familiares más cercanos ya fallecieron”, explicó López, quien labora hace 12 años en el ICF. En otras ocasiones, los familiares están vivos pero no les dan seguimiento por lo que desconocen que su pariente ha fallecido. “Es lamentable que esto ocurra, pero es una realidad”, dijo, por su parte, la directora del ICF, Edda Rodríguez.

Según Rodríguez, es común que ocurra con familias que se mudan fuera de Puerto Rico. También ha ocurrido que los familiares donan el cuerpo al ICF porque no tienen los recursos económicos para costear un servicio fúnebre o una cremación. Antes de disponer de un cadáver, el ICF tiene cumplir con unos requisitos para darle oportunidad a la familia de reclamarlo.

¿Cómo se identifica un cadáver?

“Si el cadáver lleva más de tres días sin ser identificado ya el Estado puede hacerse cargo del caso. Comenzamos a investigar las circunstancias de la muerte, el historial médico, cómo ocurrió el fallecimiento de la persona -llamando tanto al asilo, policía, fiscales- para entonces determinar a través de las circunstancias y la investigación si amerita una autopsia”, detalló López.

Luego de la autopsia y como parte del protocolo se publica por 10 días un listado en la prensa y en primerahora.com. Si al terminar ese periodo, nadie ha pasado a reclamar el cuerpo, se coordina con la administración del cementerio el proceso de entierro.

“Adicional a eso pasan funcionarios de la Junta de Disposición de Cuerpos, Órganos y Tejidos Humanos (del Recinto de Ciencias Médicas) identifican qué cuerpos les sirven, y el ICF se los dona”, precisó López. Los detalles de los cadáveres que no pudieron ser identificados se colocan en el Sistema Nacional de Personas Desaparecidas y No Identificadas (Nam US, por sus siglas en inglés), adscrito al Departamento de Justicia de Estados Unidos. “Si nadie los reclama entonces se mandan a enterrar como John o Jane Doe, pero son muy pocos”, aclaró el funcionario.

La directora explicó que el ICF tiene procesos disponibles para personas que quieran reclamar el cadáver aunque no sean familiares del fallecido.

Pocas veces ha ocurrido que después de donar o enterrar el cuerpo aparece algún familiar a reclamarlo. En ese caso se les entrega un certificado de defunción y se indica en qué lote fue enterrado. De querer exhumar el cuerpo para enterrarlo en otro lugar, los familiares tienen que coordinar directamente con el cementerio y esperar cinco años por regulaciones de salud ambiental.

En caso de que haya sido donado, se refiere a los familiares a la Junta. En este caso, se les da el cuerpo si no ha sido entregado a alguna escuela de medicina.

“La familia se molesta y nos pregunta por qué no los llamamos, y nos cuestiona que nadie se comunicó. El problema es que no tenemos métodos de comunicarnos con la familia porque desconocemos quiénes son. Por eso se publica en la prensa el listado”, expresó López al recordar que en una ocasión una familia tardó casi seis años en reclamar el cuerpo.

Histórica jornada en Primera Hora

Consciente de la importancia del proceso de reclamo de cadáveres, primerahora.com comenzó a publicar en octubre de 2010, la lista de cadáveres no reclamados en el Instituto. Para ese momento, la entonces directora del ICF, María Conte Miller, destacó el valor que la gestión de Primera Hora añadía al proceso.

“Hace falta la publicación de esta data en un medio que sea más visitado, más conocido, donde la comunidad de Puerto Rico esté más familiarizada. Entendemos que con este nuevo esfuerzo vamos a aumentar la cantidad de personas que podemos identificar y entregar esos cuerpos a sus familiares, que es nuestra meta última”, señaló Conte Miller.

Paso a paso de una autopsia

Fotos por Teresa Canino

Las caras del proceso

Danny López
gerente de operaciones
Mayra Santiago
recibo de cadáveres
Darío Sanabria
patólogo forense
Jeannete González
entrevistadora forense

Términos y Condiciones | Políticas de privacidad | © 2015 Copyright © 2015 GFR Media LLC. Todos los Derechos Reservados.