Ecuajey: Maelo Vive

    
  

Fiel devoto del Nazareno

Mariela Fullana Acosta / Primera Hora

Yo estaba en un vacilón/ yo estaba en un vacilón/ fui a ver lo que sucedía./ Cuando ya me divertía/ y empezaba a vacilar/ no sé de dónde una voz vine a escuchar.

Estaba convencido de que Jesucristo muy blanco no podía ser. Aquellos dibujos en los que su figura aparecía representada con el cabello rubio y la piel blanca no le hacían mucho sentido al cantante Ismael Rivera.

"Él tenía su propia lógica de las cosas y cuando hablaba de religión decía: 'Cristo muy blanco no podía ser porque él fue carpintero y allá donde vivía hacía mucho sol, así que tenía que estar tostao. No es como lo pintan por ahí, Cristo es negro'. Y eso era antes de haber conocido al Naza", relató Ivelisse Rivera, hermana del cantante.

A lo que hace referencia Ivelisse Rivera con su relato es a la devoción que el "Sonero Mayor" sentía hacia el Cristo Negro de Portobelo en Panamá. En este pequeño poblado costero del país centroamericano fue donde Maelo se topó con su "negrito lindo", a quien le cantó El Nazareno.

Qué expresión tiene tu rostro/ se refleja la alegría/ y está rodeado de tanta hipocresía/ es el Nazareno, y que te da consejos buenos/ haz bien, no mires a quién/ dale la mano al caído/ y si acaso bien malo ha sido, dale la mano también.

La relación del Brujo de Borinquen con este Cristo, también conocido como el Cristo de los Pobres, comenzó en la década de 1970, cuando en un viaje a Panamá, un amigo, llamado Sorolo, le habló sobre la procesión del Nazareno. Le relató que cada 21 de octubre en el poblado de Portobelo, cientos de personas peregrinaban hasta la iglesia de San Felipe para pagar su manda o promesa al Cristo Negro.

"Recuerdo que después de visitar por primera vez la iglesia y ver la peregrinación, llegó a Puerto Rico eufórico y nos dijo que iba a poner su problema de drogas en las manos del Cristo. Un año después fue que Ismael comenzó a caminar desde el Chorrillo hasta Portobelo y lo hizo por diez años (1975-1985)", comunicó Ivelisse Rivera.

Con Sorolo, Lamerito y Tuñón/ Voy a Portobelo a cargar al negrón

El cantante hacía la peregrinación vistiendo una túnica lila con toques dorados, hábito que utilizan los devotos del Nazareno. Una vez llegaba a Portobelo, luego de caminar por más de 24 horas, se unía a las personas que cargaban la figura del Cristo.

"Él tenía un cayito en el hombro por cargar el madero y se miraba ese cayito con orgullo", comentó Ivelisse Rivera.

Maelo, además, se afeitaba la barba y se recortaba, como parte de su promesa. Luego se quedaba en el humilde poblado, ayudando a limpiar la iglesia y barrer los alrededores.

Los panameños, quienes ya admiraban al intérprete puertorriqueño por su trayectoria artística, lo adoptaron como uno de ellos, en gran parte, por su participación en la peregrinación del Cristo Negro.

"En Panamá dicen que Maelo internacionalizó este evento y la gente en Panamá se lo reconocen. Hay que aclarar que esta actividad siempre se hacía, pero Ismael lo dio a conocer fuera del país... Hoy en día muchos de los puertorriqueños que van a Portobelo lo hacen por el Cristo, pero también como recordación a Ismael", manifestó Ivelisse.