Canciones Sonó Sonó

Suena bien Tite Curet

Javier Santiago
Para Primera Hora

Ayer, ¡Sonó, sonó… Tite Curet! Y hoy aún suena muy bien…
En una travesía musical, donde no están todos los que son ni son todos los que están, la obra de Tite Curet Alonso trasciende el tiempo y prueba su inmortalidad como legado patrimonial de un pueblo.

Difícil fue la encomienda de renovar este puñado de canciones representativas de uno de los compositores puertorriqueños más prolíficos de la segunda mitad del pasado siglo. Pero en conjunto, Gabriel Coss, Ricardo Pons, Omar Silva y José Lugo probaron sus quilates en la producción, dirección y arreglos de esta obra discográfica.

"Mi triste problema" en voz de Danny Rivera es aquí un lujo con arreglos de saxofón y cuerdas; "Plantación adentro", por Viento de Agua, resplandece por sus matices caribeños; "Pa' los caseríos", con la PVC, Ismaelito Rivera, Fe y Rafy Cortijo, es un documento renovador de reafirmación y compromiso; y "Este es el guaguancó", por Andy Montañez sigue sabroso en su tumbao.

"Andando la tierra mía", en voces de Luis Daniel Colón, Midalis Torres y Ricardo Sierra, ilustra un cambio generacional con recuerdo emotivo; "Cucubano" por Yerbabuena sigue siendo fiel a su tono festivo; ¨Las caras lindas¨ en versión de Yuba Iré y "Con los pobres estoy¨ por Tego Calderón y Guasábara son respetuosos en sus versiones contemporáneas mientras "El prestamista", en colectivo de Plenazo Callejero, está lleno de sabor de pueblo.

Mención aparte merecen

"Sorongo" por Calle 13, Seun Kutl y Sammy Tanco, y "Franqueza cruel" por Cultura Profética. Incluirlos fue un riesgo, pero aquí tendieron con sabiduría un puente generacional para una obra y su mensaje. Así "Sorongo" traduce con fuerza su historia y raza mientras "Franqueza" en voz de Willie Rodríguez se deja llevar en su vaivén caribeño.

Cierra esta travesía los "Versos de la calle", con Michael Stuart, que al igual que "Plena pa'l difunto" interpretado por Lalo Rodríguez ,hilvana el sentir de una obra seria y respetuosa a la memoria del inolvidable maestro.

Este reinventarse a Tite Curet Alonso, tras aquella triste etapa de prohibición en los medios, es un proyecto valiente y honesto. Y si bien ayer "Sonó , sonó" muy bien… Ahora debe estar sonriendo, complacido y muy satisfecho.

Javier Santiago es el director de la Fundación Nacional para la Cultura Popular